Una educadora fue atacada por un grupo de madres y padres de estudiantes. El trasfondo del hecho es una escalada de violencia que se inició el año pasado. Repudio de Adiuc.
Repudian el ataque a una docente del colegio Manuel Belgrano .

La asamblea de trabajadores de la educación de la Escuela Superior Manuel Belgrano resolvió este jueves repudiar la agresión sufrida por una delegada escolar y solicitar a las autoridades que condene la violencia y arbitren medidas de protección. El colectivo de educadores de la institución preuniversitaria resolvió esa postura luego de que el miércoles un grupo de madres y padres de estudiantes agrediera a una docente, que reaccionó ante una nueva manifestación en la sede de la institución.

El hecho se inscribe en una escalada de violencia que inició el año pasado, y que tiene a una parte minoritaria de la comunidad educativa cuestionando fuertemente a las autoridades escolares y los propios docentes del Belgrano. En ese marco, este miércoles realizaron una pegatina de carteles considerados por los docentes como “insultantes”, en el edificio escolar, y allí se produjo el cruce con la delegada escolar, que fue agredida física y verbalmente.

Sofocado el incidente, los docentes realizaron una asamblea este jueves a la mañana, en la que decidieron solicitar medidas de protección a las autoridades escolares y pasaron a un cuarto intermedio hasta el lunes próximo, donde podrían definir medidas de reclamo más contundentes.

Pablo Reta, delgado docente, denunció que el episodio «tiene cierta motivación política» y que «puede haber un nexo entre los padres y el Rectorado, hay una suerte de guión en el reclamo».

Desde la Adiuc señalaron que “esta agresión se dio luego de que este sector de padres y madres pegara carteles en la escuela agrediendo y menospreciando al cuerpo docente, así como culpando a los trabajadores de las disposiciones del COE y las autoridades sanitarias”. Y pidieron «que la Universidad garantice el cuidado de las y los trabajadores desde lo sanitario, como así también desde la salud mental y física”.

“Consideramos necesario un enérgico pronunciamiento de toda la comunidad educativa de la escuela al respecto para que las diferencias se canalicen por las vías democráticas e institucionales de la escuela y de la universidad, y no se admitan acciones violentas de facciones minoritarias que lejos están de representar el espíritu colectivo de la comunidad del Belgrano”, finalizaron.

Por Adrián Camerano

Fuente: La Nueva Mañana