Un millar de trabajadores de Google han firmado una carta abierta para pedir a la empresa matriz, Alphabet, más protección a quienes denuncian acoso sexual en el ámbito laboral.

El texto señala que el gigante tecnológico “no proporciona un entorno seguro a quienes sufren acoso en el lugar de trabajo”, explica la carta. “Incluso cuando recursos humanos confirma el acoso, no se toma ninguna medida para poner a salvo al denunciante”. Así, la carta exige que cualquiera que haya acosado a un compañero de trabajo debe ser excluido de los roles de liderazgo y debe cambiar de equipo para distanciarse de las víctimas”.

La misiva recuerda dos casos específicamente: el de Andy Rubin, creador del software para móviles Android, quien, según los empleados, recibió una indemnización de 90 millones de dólares “después de que una mujer le acusara de coaccionarla para que le practicara sexo oral”; y el de Amit Singhal, ex ejecutivo de búsquedas, quien “recibió 35 millones de dólares cuando se vio obligado a dimitir tras una investigación por agresión sexual”.

“Somos profundamente conscientes de la importancia de este tema”, ha afirmado un portavoz de la compañía a la agencia AFP. “Trabajamos para apoyar y proteger a las personas que informan inquietudes, investigamos a fondo todos los reclamos y tomamos medidas firmes contra las acusaciones fundamentadas”.

La carta se publica un día después de que The New York Times, publicase un artículo de la exingeniera de Google, Emi Nietfeld, en la que explicaba que su acosador, un compañero de trabajo, se quedó sentado en un escritorio junto a ella en la oficina, incluso después de que presentara la queja al departamento de Recursos Humanos.

Google ha enfrentado críticas en los últimos años por su respuesta interna al acoso sexual, especialmente si los acusados eran ejecutivos. A finales de 2018, unos 20.000 empleados y contratistas de Google se unieron a una huelga mundial coordinada a fines de 2018 para protestar por la forma en la que ha manejado este problema el gigante tecnológico estadounidense.

“Hemos realizado mejoras significativas en nuestro proceso general, incluida la forma en que manejamos e investigamos las inquietudes de los empleados y la introducción de nuevos programas de atención para los empleados que informan inquietudes”, dijo el portavoz de Google. “Informar de una mala conducta requiere coraje y continuaremos nuestro trabajo para mejorar nuestros procesos y brindar apoyo a las personas que lo hacen”, añadió.

Fuente: El Paìs