Spencer Elden, recreando la famosa foto de tapa.
Spencer Elden, recreando la famosa foto de tapa.

El álbum, que vio la luz el 24 de septiembre de 1991, sorprendió desde la tapa, con un bebé desnudo buceando e intentando atrapar un billete de un dólar. Spencer Elden, el protagonista, denunció en las últimas horas al grupo acusando a sus integrantes de pornografía infantil.

Según la demanda presentada por el joven, que ahora tiene 30 años, los músicos presuntamente se sirvieron “de la impactante naturaleza de su imagen” para promocionar sus canciones a costa de Spencer. Asimismo, el documento sostiene que los acusados continúan beneficiándose de la comercialización “de la explotación sexual” de la fotografía.

La demanda señala tanto a la formación clásica de Nirvana, constituida por Dave Grohl, Krist Novoselic y Kurt Cobain, como al fotógrafo que tomó la imagen, Kirk Weddle. Extrañamente, la denuncia también acusa a Chad Channing, que fue batería de Nirvana en sus primeros años y que abandonó la formación en 1990, es decir, antes de que se editara el disco del que fue portada Spencer. La entonces pareja de Cobain, Courtney Love, fue denunciada por Elden al ser heredera del patrimonio del cantante y guitarrista.

Esta célebre imagen fue recreada por el propio Spencer en 2016, como homenaje a los 25 años del álbum, aunque lo hizo vestido. Según publicó el New York Post, en aquel momento Elden quería salir desnudo, pero el fotógrafo pensó que no era una buena idea. El joven llegó a la tapa del disco de Nirvana por su padre, que era amigo del fotógrafo Kirk Weddle. A la familia se le pagó 200 dólares.

Un álbum que cambió el sonido de los ‘90

Kurt, Krist Novoselic y Dave Ghroll, este último en reemplazo de Channing, entraron al estudio sin saber el poder que guardaban sus canciones. “Fue muy interesante. No teníamos ningún tipo de presión y la parte más importante la grabamos en 16 días. Ellos habían estado ensayando mucho el material. Por primera vez estaban en Los Ángeles, con dinero y disfrutando del momento. Nadie esperaba semejante respuesta por parte del público. Cuando se publicó fue un éxito inmediato. Todos hablaban de Nevermind. Cambió mi vida”, le contó Butch Vig, productor del disco, e integrante de Garbage a La Viola.

El músico agregó que Cobain se comportó de una manera extraña durante la grabación. “Tenía momentos donde se bloqueaba y se iba a un rincón del estudio y no hablaba con nadie. Esa era su forma de ser, pero cuando estaba grabando era increíble”.

De un día para otro, Nirvana se convirtió en un gran suceso mundial. Los chicos escuchaban estas canciones y en cada uno de sus shows eran miles los fans que las coreaban. “Si fuera inteligente, me habría guardado las canciones de Nevermind para publicar en un período de 15 años”, contó Cobain a la revista Rolling Stone. Esa fama repentina no lo atraía. Mantenía una relación ambigua con el estrellato; quería ser famoso, pero no buscaba ser un Lennon o un Sid Vicious de su generación.

Fuente: TN