Las entidades afirman que la necesidad de comprobar si el cliente es o no beneficiario de una ayuda estatal impide el normal funcionamiento de las operaciones.