La legisladora porteña del Frente de Todos Ofelia Fernández cruzó al jefe de Gabinete de la Ciudad, Felipe Miguel, durante una sesión especial en la que el funcionario presentó el informe de gestión, al considerar que el funcionario no da respuestas específicas a las preguntas y demandas de la oposición. En este contexto, consideró que es un “vendehumo” y lo mandó a «ponerse una parrilla».

Ojalá hoy, por primera vez, nos respondas algo. En lo posible que sea cierto y sin mentirnos, señor jefe de Gabinete”, dijo la opositora al hacer uso de la palabra. “Para humo, ponete una parrilla o arma un fogón con tus amigos”, lanzó Fernández en un claro mensaje contra los discursos con evasivas.

Luego, añadió: “Lo que necesitamos ahora es que nos respondas con transparencia. Desde que estoy acá en la Legislatura, y cada vez que apareciste para hablar, me fui decepcionada”. La legisladora indicó esto en un discurso en el que criticó con firmeza el sistema educativo porteño, rechazó la prohibición del lenguaje inclusivo y pidió una modificación del sistema de alimentación escolar.

El cruce con García Moritán

Este no es el primer cruce que tiene la legisladora con representantes de la oposición. Hace algunas semanas, salió al cruce de Roberto García Moritán, conocido además de por su nuevo rol en la política por ser el marido de la modelo y conductora Pampita Ardohain, cuando la acusó de “encontrar un negocio en la política”.

«jajajaja a mí al menos me conocen el nombre y apellido…», fue la reacción de Fernández tras leer las declaraciones en Twitter de Moritán, a quien todos los medios identifican como «el marido de Pampita». Inmediatamente agrego: «A los dos nos dieron trabajo votándonos, ponete con eso en vez de pasear por los medios de comunicación queriendo robarme relevancia. Yo no busco negocios, tengo convicciones».

En una entrevista con el diario Clarín, Moritán fue consultado sobre «cómo se lleva con la pata kirchnerista» en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, a lo que respondió: «En muchos casos son personas que no han tenido más experiencia en la vida que la de ser legisladores. Ofelia Fernández, por ejemplo, nunca fue otra cosa. Y el gran problema que tiene es que quizás nunca más pueda ser otra cosa».

Fuente: Página 12