TRAS LA REFORMA EN BÉLGICA

Según el laboralista esta medida «aumenta la productividad y baja los accidentes de trabajo» y forma parte de un debate que debería darse en la Argentina.

Recalde propone debatir una reduccin de la jornada laboral

Recalde propone debatir una reducción de la jornada laboral.

El abogado laboralista Héctor Recalde consideró este domingo que la decisión del gobierno de Bélgica de permitir concentrar la jornada laboral en cuatro días (en vez de cinco) sin reducir la carga horaria semanal «tiene sus pro y sus contra», pero pidió trabajar «sobre la realidad» argentina, donde marcó que la prioridad es «insistir en que hay que bajar la duración de la jornada» laboral.

En diálogo con Radio 10, Recalde detalló que la semana de trabajo en Bélgica tiene 40 horas mientras en la Argentina «tenemos 48 horas semanales».

El abogado hizo ese contraste al ser consultado por la reforma presentada la semana última en Bélgica, que permitirá a los empleados que lo deseen concentrar sus jornadas en cuatro de los cinco días de la semana laboral, aunque sin suponer una reducción de las horas trabajadas a la semana (podrán trabajar hasta 10 horas por días para acumular las horas quitadas a los viernes).

Para Recalde, quien entre 2015 y 2017 fue jefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados, la medida «tiene sus pro y sus contra» aunque insistió en la necesidad de trasladar ese debate a la Argentina: «Trabajemos sobre la realidad» local, prometió.

El laborialista destacó que en Bélgica la jornada semanal es de 40 horas y no de 48.

En este sentido, recordó que mientras era diputado intentó impulsar una reducción de la jornada laboral de 48 horas semanales a 45. «Y no lo logré», subrayó.

Sostuvo entonces que «hay que insistir en que hay que bajar la duración de la jornada por muchas razones, incluso para beneficio de los propios empresarios».

El letrado recordó que esto «aumenta la productividad y baja los accidentes de trabajo», además de que podría abrir nuevas fuentes de empleo.

«Lo único que no se puede hacer es bajar los brazos», exhortó en relación al tema Recalde, quien además recordó «el tiempo que insume el traslado» para llegar todos los días hasta los lugares de trabajo.

EL CASO DE BÉLGICA

Cuatro días de trabajo y tres de descanso, una discusión que avanza en decenas de países

Bélgica anunció esta semana un proyecto de reforma laboral para que se trabaje cuatro días por el mismo salario. La posibilidad de achicar la semana laboral se empezó a discutir en muchos países.

Bélgica sorprendió esta semana al anunciar una reforma laboral que incluye la posibilidad de reducir la jornada laboral a cuatro días, una noticia que fue presentada como una oportunidad de dar mayor libertad a los trabajadores aunque lo cierto es que no se reducen las horas laborales sino que se pueden organizar de otra forma.

La posibilidad de achicar la semana laboral se empezó a discutir en muchos países a raíz de las nuevas formas de trabajo que trajo la pandemia, aunque decenas de empresas en todo el mundo ya lo venían experimentando, cada una a su manera.

En Bélgica, por ejemplo, el proyecto prevé que se trabaje menos días aunque las mismas horas, por el mismo salario.

Según el acuerdo alcanzado entre los ministros de la coalición gobernante, que tiene asegurada su aprobación en el Parlamento, el trabajador podrá elegir concentrar sus 40 horas semanales en cuatro días o podrá optar por un régimen semanal variable, trabajando más horas una semana y teniendo más tiempo libre a la siguiente.

El caso de España, uno de los primeros países en hablar de semana de cuatro días, es diferente porque a lo que se apunta es a reducir las horas de trabajo, tal como señaló el diputado español Íñigo Errejón, impulsor del proyecto en su país.

«Trabajar 10 horas diarias para librar un día es un atentado a la conciliación y a la calidad de vida. Han ido por el camino contrario» alertó Errejón, aunque se alegró de que la posibilidad tener tres días de descanso ya no sea un tabú y cada vez más empresas o países lo estén intentando.

En Bélgica, por ejemplo, el proyecto prevé que se trabaje menos días aunque las mismas horas, por el mismo salario

El proyecto que impulsa Más País, el partido que dirige Errejón, supone una rebaja de las horas y se le está dando impulso mediante proyectos piloto acordados con el Ejecutivo.

El Gobierno español aportará 10 millones de euros a unas 200 empresas que participarán de la prueba para implantar, este año, la jornada laboral de 32 horas semanales o cuatro días. Se estima que alcanzará a entre 3.000 y 6.000 trabajadores.

Los principales gremios apoyan la medida impulsada por Errejón subrayando que se trata de una «reivindicación histórica del movimiento sindical».

La patronal española, en cambio, rechaza ese modelo de trabajo porque teme que afecte la productividad.

Sin embargo, según la ONG 4 Day Week Global (4DWG, Semana de cuatro días mundial), aquellos que lo hicieron mejoraron no solo la productividad sino también la salud de los trabajadores y sus familias.

Además, comprobaron que ese esquema también sirve para resolver problemas de igualdad de género, permitiendo un reparto más equitativo de las tareas de cuidado entre madres y padres y favorecieron el camino hacia un trabajo más sostenible.

En diálogo con Télam, un representante de 4DWG reveló que un resultado inesperado para las empresas fue que les resultó más fácil atraer y retener talento.

El primer país en implementar la jornada reducida fue Islandia, tras una prueba de cuatro años (2015-2019) entre los empleados del sector público de la capital, Reikiavik.

Las 2.500 personas que trabajaron menos horas sin que se les reduzca el salario tuvieron menos estrés y agotamiento, mejoraron su salud y su equilibrio de vida y empleo sin disminuir la productividad y la recaudación del Estado.

Hoy, el 86% de los islandeses trabaja menos horas o puede solicitar el nuevo patrón horario, algo que los sindicatos ya están negociando.

En Nueva Zelanda, la empresa Perpetual Guardian aprobó la semana laboral de cuatro días desde 2018 y Unilever lo hizo en 2021. En plena pandemia y con las fronteras del país selladas, la primera ministra, Jacinda Ardern, prometió extenderlo a todo el territorio para fomentar el turismo interno y la economía.

En el Reino Unido, en tanto, está en marcha la iniciativa a través de 30 empresas que, si logran su cometido, podrían ayudar a que el Parlamento adopte por ley la semana laboral de 32 horas a nivel nacional.

Suecia, por su parte, probó reducir la jornada laboral en 2015 en varios centros de cuidados de ancianos, un sector al que le cuesta reclutar personal.

Las 70 enfermeras que participaron de una prueba registraron menos licencia por enfermedad, mejores condiciones de salud y aumentaron la productividad. Además, se crearon empleos adicionales y se redujeron los costos de cobertura por problemas de salud.

Sin embargo, los resultados fueron cuestionados por sus altos costos y fue descartado por el Gobierno, aunque algunas empresas, entre ellas Toyota, lo mantienen hasta el día de hoy.

Son muchas las firmas que priorizan el rendimiento por encima de las horas trabajadas.

En Japón, Microsoft es la primera en aplicar la jornada laboral de cuatro días y comprobó que los trabajadores mejoraron su productividad en hasta un 40% y aumentaron las ventas, a la vez que redujeron los gastos de electricidad y de tinta y papel, entre otros.

En Estados Unidos y Alemania también son las empresas las que han estado impulsando la reducción horaria, cada una con sus diferencias, como la estadounidense Basecamp, que lo hace solo durante el verano.

En España, en cambio, la empresa que atrajo todas las miradas es DelSol Software, que hace varios años viene practicando este esquema, que se tradujo en mayor rendimiento, más facturación y menor ausentismo.

En Argentina, donde el tope de horas de trabajo a la semana es de 48 horas, hay en curso dos proyectos para reducir la jornada laboral:

El de la diputada del Frente de Todos y dirigente de la Asociación Bancaria Claudia Ormaechea, que propone una jornada máxima de 6 horas y un tope de 36 horas semanales y el del legislador también del oficialismo y secretario general de la CTA, Hugo Yasky, que propone una semana laboral un máximo de 8 horas diarias y no más de cuarenta horas semanales.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el exceso de trabajo genera pérdidas de hasta un 3% del PBI.

La falta de descanso impacta de distintas maneras: baja la productividad, aumenta el ausentismo, aumenta el riesgo de contraer enfermedades crónicas, cardíacas, cáncer, abortos espontáneos en el primer trimestre y nacimientos prematuros.

Para 4DWG, está demostrado que reducir la semana laboral de 40 a 32 horas funciona para empleados y empleadores.

«Hace 100 años pasamos de trabajar seis días a la semana a cinco», recordó la ONG antes de subrayar que no se debe perder tiempo en esa discusión: «Ya estamos atrasados para una actualización».