La legisladora porteña Ofelia Fernández, del Frente de Todos, aprovechó la sesión de este martes, en la que juraron los nuevos 30 ediles, para denunciar la violencia ejercida desde la flamante bancada de La Libertad Avanza.

Fernández pidió una cuestión de privilegio respecto de las agresiones del grupo que responde a Javier Milei «porque es el primer día de algunos y quiero que un límite a la violencia esté establecido desde el principio».

Acto seguido, comentó que lunes salió de la Legislatura y un grupo de «libertarios» la hostigó un buen rato, y recordó que «hoy asume un diputado que me ha dicho gorda hija de puta incogible en más de diez oportunidades, entre muchas otras cosas». Más adelante subrayó que «esto no es Twitter» y que hay que respetar reglas.

«Yo no pienso ser su víctima. No tengo problema en ser su enemiga y demostrar insistentemente que para mí lo que le vienen a proponer a la sociedad está mal», continuó.

«Pero lo voy a hacer hablando de política, a diferencia tuya, que no voy a decir tu nombre», expresó, mirando al bloque de extrema derecha, «porque tengo bastante más trascendencia que vos y regalos no hago, lo hago en tu cara como lo estoy haciendo ahora».

«Pido que pidan disculpas y, si es posible, que les digan a sus militantes que venir de a cuatro a la puerta del lugar en que trabajo no es de fuertes, sino por el contrario, bastante de cagones, discúlpenme la expresión», agregó.

Después de que Fernández agradeciera a su bloque y al resto de las bancadas, recogió el guante Leonardo Saifert, de La lIbertad Avanza.

«Eso pasó en una época en que yo no tenía peso ni responsabilidad política de ningún tipo y estaba dirigido a un grupo muy chico. De todas maneras soy consciente de que son dichos fuera de lugar, que no deben tener apoyo de ningún tipo». Saifert se disculpó y sobre los agresores de la víspera dijo que «no tengo idea de quiénes son, y lo repudio por completo».

¿Quién es Saifert?

Integró el quinto lugar de la lista de legisladores y fue el último de su agrupación en asegurarse una banca. Semanas antes de la elección, Yamil Santoro, que pugnó por entrar a la Legislatura en la lista del macrismo, y se quedó afuera justamente con Saifert, denunció en Twitter el historial de tuits del legislador denunciado por Fernández.

En los tuits que recopiló Santoro, Saifert difundió comentarios negacionistas acerca de la última dictadura cívico militar, racistas, antisemitas y ofensivos hacia personas con alguna discapacidad, muy parecidos al tipo de agresión que denunció Fernández.

Fuente: Página 12