La situación obligó al municipio de Alpa Corrtal a apagar las bombas de extracción e impulsión para evitar roturas de los equipos. Se suspendió la normal distribución de agua.