Unos 45.222 estadounidenses murieron por disparos de armas de fuego en 2020, entre ellos unos 4.300 menores de 19 años. Sin embargo, el poderoso lobby de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) impide cualquier intento de imponer regulaciones más estrictas.

En diciembre de 2021 un joven mat a cuatro estudiantes en la escuela Oxford High School de Michigan Foto AFP

En diciembre de 2021 un joven mató a cuatro estudiantes en la escuela Oxford High School de Michigan/ Foto AFP

Las armas de fuego fueron en 2020 la primera causa de muerte en niños y adolescentes de Estados Unidos, superando por primera vez a los accidentes de tránsito, reveló un estudio de la Universidad de Michigan, informaron medios estadounidenses.

El estudio se realizó con datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos y se publicó la semana pasada en el New England Journal of Medicine, una conocida revista médica, informó la cadena de noticias ABC.

Los investigadores dijeron que 45.222 estadounidenses murieron por disparos de armas de fuego en 2020, entre ellos unos 4.300 menores de 19 años.

En cambio, los accidentes viales, que siempre habían sido la primera causa de muerte de menores, causaron alrededor de 3.900 muertes entre niños y adolescentes en 2020, mostró el informe.

El aumento de la muerte de menores por armas de fuego en 2020 respecto a 2019 fue del 29,5%, más del doble del incremento relativo entre la población general.

Las muertes por sobredosis de drogas aumentaron en más del 83% de 2019 a 2020, a más de 1.700 muertes en total, para convertirse en la tercera causa principal de muerte en este grupo, según el informe.

El aumento de las muertes por armas de fuego en Estados Unidos en 2020 se debió, en gran parte, a homicidios relacionados con armas de fuego, que se incrementaron 33,4% desde 2019.

Asimismo, los suicidios relacionados con armas de fuego aumentaron 1,1% durante ese período.

La portación de armas en Estados Unidos está avalada por la Constitución.

Si bien es objeto de debate permanente debido a los tiroteos que a diario ocurren en todo el país, el poderoso lobby de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) impide cualquier intento de imponer regulaciones más estrictas.

El presidente demócrata Barack Obama (2008-2016) intentó limitar la posesión de armas, pero su sucesor, el republicano Donald Trump (2017-2021), bloqueó todas sus iniciativas.

En el país circulan 400 millones de armas, más de una por habitante.