La Cámara de Diputados de Catamarca implementó los módulos de capacitación en Ley Micaela el 6 de marzo de 2020, luego de desorrallar sus contenidos con especialistas de distintas disciplinas. Una de las actividades del Módulo D, que corresponde a “Lenguaje y Comunicación”, indica como tarea: “Seleccionar un texto de tu labor legislativa/administrativa/educativa; con la teoría proporcionada y los ejemplos propuestos, realizar los cambios necesarios a los fines de lograr una producción más inclusiva e igualitaria. Justificar los cambios realizados”.

Saseta interpretó la consigna como una obligación de usar lenguaje inclusivo: “Quiero contarles que me inscribí en la Ley Micaela, hice los trabajos que son pertinentes a la materia, estuve prestando atención, pero llegué a la última tarea en donde me pedían que yo traduzca un texto en lenguaje inclusivo. No nos pueden poner un lenguaje que nos obligue a hablar de una forma en la que yo no hablo, no creo, no considero”, dijo.

Sujeta a su interpretación, señaló: “Todos saben que levanto la bandera de los derechos y de la igualdad, pero no creo que el lenguaje inclusivo me ayude a mí a tener más derechos. Y no creo que ayude a otras personas a incluirlas en un programa de capacitación”.

Las formadoras de la Ley Micaela en la Legislatura de la provincia explicaron que llevan cinco ediciones virtuales y lograron hacer una presencial antes de que se volviera al aislamiento por la pandemia, «y es la primera vez que tenemos un planteo tan equívoco. La actividad es clara: no se obliga a nadie a usar ningún tipo de lenguaje, solo propone tomar un ejemplo de textos parlamentarios y llevarlos a un mensaje inclusivo e igualitario”.

Para Cecilia Guerrero, presidenta de la Cámara baja de Catamarca “la deconstrucción es imprescindible y urgente”. En diálogo con Catamarca/12, consideró que “resulta preocupante que haya representantes del pueblo que reproduzcan discursos coincidentes con sectores ultraconservadores, que son los mismos que pretenden obligarnos a las mujeres a maternar como destino social obligatorio; que descalifican a la perspectiva de género como si fuera una ideología malsana como única verdad. Las transformaciones sociales son imparables porque el movimiento feminista no acepta más imposiciones ni tutelajes ni en la vida ni en el cuerpo ni en los proyectos de las mujeres”.

Sustento

Guerrero recordó que la Ley Micaela es un imperativo legal, de cumplimiento obligatorio para todos los poderes del Estado Nacional y Provincial, dado que Catamarca adhirió mediante la Ley 5602. La única ideología que informa la capacitación en perspectiva de género es la que está plasmada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), en la Convención Interamericana para Prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem Do Para). Todas de aplicación obligatoria en el país y con jerarquía por imperio de lo establecido en el artículo 75 inciso 22 de la Constitución Nacional.

“La formación en perspectiva de género resulta un imperativo normativo y ético, porque las mujeres e identidades disidentes somos vulneradas en nuestra integridad física y psicológica por la violencia machista que se apodera de nuestros cuerpos y nuestras vidas, y pretende disponer de nosotras cual objeto de dominio”, remarcó Guerrero.

La legisladora defendió además el lenguaje inclusivo, como aporte para la construcción cultural, como modo de menguar paradigmas que reproducen desigualdades. “Reivindicamos el aporte esencial, principalísimo y generoso de las organizaciones feministas, transfeministas y del movimiento LGTBIQ+, que han permitido la formulación del programa de Capacitación en Perspectiva de Género- Ley Micaela de la Cámara de Diputadxs de Catamarca, y su contribución en la implementación permanente y continua de la instancia de sensibilización y formación a través de las capacitadoras que son militantes y activistas por los derechos de las mujeres y diversidades, con un compromiso sostenido para la transformación cultural y social, en aras de una sociedad más justa, igualitaria, basada en el respeto y la equidad entre los géneros”, sostuvo.

Reincidente

La diputada del Pro irrumpió más tarde mientras hablaba un diputado de su bloque que se estaba refiriendo a la cuestión de salud, para cerrar su explicación “en cuanto a decir zurda, yo no tengo problema de que me digan que soy del Pro, pero quiero aclarar que yo no catalogué de zurdas a las personas que dictan la capacitación”.

En el ámbito legislativo preocupa la falta de interés de las y los legisladores en cumplir con la ley y concretar la formación. Hasta la fecha solo lo hicieron legisladoras y legisladores del Frente de TodosAdriana Díaz, Cecilia Guerrero, Armando López Rodríguez, Guillermo Marenco, Marcelo Murua, Maximiliano Rivera (actualmente ministro de Desarrollo Social y Deporte), Analía Brizuela, Verónica Mercado, Mónica Zalazar y Natalia Ponferrada.

La Cámara de Diputados de Catamarca ya lanzó la nueva edición de la capacitación en la Ley Micaela. Informaron que las inscripciones están abiertas hasta el 9 de julio, e invitan a todas las legisladoras y legisladores que no realizaron o completaron su formación en perspectiva de género, a inscribirse.

Fuente: Página 12