El derecho a la posesión ancestral continúa su histórica puja en el territorio rural. En medio de la emergencia sanitaria, la Justicia avanza con órdenes de desalojo e imputaciones a familias campesinas.