Según las primeras estimaciones, el padre de la joven víctima de femicidio en 2019 se roció con alcohol y se prendió fuego, generando un incendio en la vivienda.