El senador nacional reemplazará a Víctor Santa María en la conducción partidaria y estará secundado por María Rosa Muiños, Jorge Meneses, Susana Nasuti y Claudio Miguez.

Los distintos sectores del peronismo de la ciudad de Buenos Aires acordaron el lunes por la noche la lista de los dirigentes que conformarán la nueva conducción partidaria, encabezada por el senador nacional Mariano Recalde, que será el próximo presidente del Partido Justicialista (PJ) porteño en reemplazo del gremialista Víctor Santa María (Suterh).

Según confirmaron a Télam fuentes partidarias, la lista de la próxima conducción quedó así conformada en los primeros lugares: Mariano Recalde, María Rosa Muiños, Jorge Meneses, Susana Nasuti y Claudio Miguez.

Al igual que en el PJ nacional, la conducción del peronismo porteño que preside el sindicalista Santa María tenía los mandatos prorrogados y debía realizarse la renovación de autoridades para cumplir con el aspecto legal en un año de elecciones de medio término.

La lista única del PJ porteño representa a todos los sectores del justicialismo, ya que Recalde pertenece a la agrupación La Cámpora mientras que la vicepresidenta segunda de la Legislatura porteña, María Rosa Muiños, es referente de la agrupación Nuevo Espacio de Participación (NEP).

En tanto, Meneses, subsecretario de Contenidos Públicos de la Nación de la Secretaría de Medios, es dirigente de Peronismo por la Ciudad.

Nasuti es abogada y se desempeña como titular de la Unidad de Auditoría Interna de la Secretaría General de la Presidencia.

Por su parte, Miguez es allegado al asesor presidencial Juan Manuel Olmos, dirigente histórico del peronismo porteño y también referente del NEP.

Con este recambio de autoridades partidarias, Recalde dejará la presidencia del Congreso del PJ porteño y pasará a ser el titular del Consejo, mientras que Santa María será el nuevo presidente del Congreso partidario y también tendrá un lugar en el Consejo del PJ nacional.

Como se acordó una lista única, las nuevas autoridades serán proclamadas la semana próxima sin necesidad de convocar a un Congreso partidario.